RAQUITISMO

Los tiempos cambian, las enfermedades quedan, el ser humano sufre y muere cuando la sociedad no le da opciones, y del desdichado miedo a las enfermedades existe una muy temida, porque ella es consecuencia de miseria y desnutrición: EL RAQUITISMO.

Esta afección, tal vez inaceptable para los tiempos modernos que hoy vivimos, obedece a una alteración del metabolismo del calcio, y que encuentra a sus víctimas en los niños con lesiones características de sus huesos, con un proceso de retardo en la osificación y un crecimiento irregular. La edad de aparición oscila entre los seis meses y los dos años, existiendo una variedad que se presenta en la pubertad, el llamado raquitismo tardío. Las causas reales de esta enfermedad, son la insuficiencia de vitamina A y D.

Por supuesto, en algunos países donde la inanición hace estragos en la infancia, es donde más se ve esta carencia. Las vitaminas A y D, se encuentran en la leche de vaca y sus derivados, en el hígado de bacalao y otras grasas, etc.

La principal acción de la vitamina D, es favorecer la absorción de calcio en el intestino, por ello las sales de calcio del organismo no pueden usarse para producir la osificación de los huesos. Toda alimentación desequilibrada agrava la afección; cuando hay exceso de hidratos de carbono, falta de grasas, por ejemplo. Es particularmente perjudicial el exceso de cualquier cereal, estos aportan calorías que hacen crecer rápidamente al niño pero la calcificación del esqueleto no puede realizarse al unísono, haciendo que los huesos no resistan.

Además los cereales contienen un ácido que disminuye la absorción del calcio en el intestino, con la consecuencia lógica de dar un hueso excesivamente blando.

En ocasiones, cuando la fase aguda de la enfermedad ha pasado, el hueso suele endurecerse adquiriendo extraordinaria dureza, semejante al marfil. En segunda etapa, el crecimiento del hueso, en largo, se detiene debido a lo cambiante del aporte alimenticio y al metabolismo alterado de por sí, por lo que éste nunca crece como debiera hacerlo. Esta afección es muy apreciable en localizaciones como ser muñecas y tobillos. En un principio llama la atención el llanto del niño cuando se levanta de la cama, fiebre, sudación nocturna de la cabeza, palidez, delgadez, un aspecto débil y con poco desarrollo, son algunos de los síntomas del raquitismo. El paciente no aprende a andar hasta mucho tiempo después del normal o si ya había empezado a hacerlo, comienza a rehuir de la deambulación. El estado general es malo y el niño está sujeto a complicaciones como bronquitis, catarros y gripes a repetición. El bazo y el hígado se agrandan y como consecuencia de ésto y de los gases que en el intestino se acumulan, el abdomen se distiende a volúmenes desproporcionados.

Los dientes aparecen tardíamente y cuando lo hacen, éstos son defectuosos. Los huesos, en las extremidades se deforman, ya que ante la debilidad de éstos no resisten el peso del cuerpo, encorvándose.

Todos estos síntomas son muchos más tristes, cuando reflexionamos que son evitables con tan solo alimentar al niño, que por ignorancia, disculpan a los culpables.
El pronóstico de esta enfermedad no es halagüeño si no se trata a tiempo, ya que las deformidades se instalan en forma permanente. La mejoría es espontánea y lenta a medida que crece el niño. Las complicaciones de las infecciones respiratorias, anemias, pueden durar años hasta desaparecer.

Para considerar los tratamientos, entendemos que el aspecto más importante es la alimentación y la restitución de la vitamina D; debe mejorarse el estado general, la potencia muscular, la postura y corregir las deformaciones existentes; el alimento principal debe ser la leche y esta debe ser de la mejor calidad; si el niño esta sometido a lactancia, se tratará también a la madre, en un medio indigente la desnutrición no respeta madres ni hijos, se debe procurar una mejoría social más que individual. La dieta debe contener abundantes proteínas, grasas y otras vitaminas. Se aconseja evitar ingerir harinas y almidón; el paciente debe permanecer largos períodos sometidos a la acción del aire libre y la luz solar, sabemos que el raquitismo encuentra el camino más fértil en países pobres en luz solar y estos viven pendientes de la ayuda de otros países y parece mentira que la fragilidad de la existencia de todo un pueblo, en ocasiones, dependa de un voto de apoyo de un consejo internacional. En estos lujosos recintos, se decide la vida o la muerte de muchos niños. Tal vez alguno de ellos, que sobreviva a la desnutrición luche a corto plazo contra estas injusticias.

Tal vez, algún día el raquitismo desaparezca y pase a ser tan solo una simple nota en una revista de actualidad.

PROMO NOMINADO SIN DOLOR 2018

Sin Dolor – Nominado a los premios Martín Fierro de cable 2018

Programa Sin Dolor (Nominado a los premios Martín Fierro de cable 2018 como mejor programa de salud) conducido por el Dr. …