OZONOTERAPIA

Que es la Ozonoterapia

Es la técnica que utiliza el ozono como agente terapéutico en un gran número de patologías. El ozono médico, que es una mezcla de un 5% de ozono como máximo y un 95% de oxígeno, fue usado por primera vez en medicina durante la primera Guerra Mundial para la limpieza y desinfección de las heridas.

Indicaciones y efectos

Debido a las características de este gas, las indicaciones de la ozonoterapia son muy amplias y se puede aplicar para diversas patologías, tiene propiedades analgésicas, antiinflamatorias,antisépticas, modula el estrés oxidativo , mejora la circulación periférica y la oxigenación tisular.

Está especialmente indicado en las hernias de disco ya que es un fuerte agente oxidante, que inyectado en los músculos paravertebrales estimula la producción de enzimas, neutraliza los productos tóxicos que ha liberado la ruptura del disco y que producen la inflamación.

Además con este tratamiento se reduce el volumen del disco herniado, con lo cual disminuye la compresión del nervio afectado.

Como se aplica

El tratamiento con Ozonoterapia solo debe ser aplicado por profesionales médicos, con un buen manejo de las técnicas. En ningún caso se deben atender a pacientes que no cuenten con los estudios diagnósticos adecuados, preferentemente: Resonancia Nuclear Magnética, análisis clínicos  y otros que el medico considere necesario para lograr un diagnóstico certero.

El modo de aplicación varía según el criterio del profesional y se realiza en función de la afección de cada paciente. A lo largo del tratamiento se puede modificar la concentración y el modo de aplicación de Ozono, que no siempre es la misma, pues el efecto biológico que produce en el organismo cambia de acuerdo a la cantidad del producto inyectado.

Una sesión de ozonoterapia consiste en la inserción de una aguja muy fina en la zona a tratar, a nivel paravertebral, previa desinfección de la misma, pudiendo generar un dolor muy leve en el momento de penetrar. Si así ocurriera luego de un lapso breve de tiempo desaparece; de todos modos, para evitar la incomodidad del pinchazo, se aplica un aerosol frío en la zona a tratar; esto raramente puede dejar pequeñas huellas en piel y que no reviste importancia, más que en el aspecto estético.

Las agujas que se utilizan deben ser nuevas, estériles y totalmente desechables para evitar el riesgo de contagio de enfermedades.

En todos los casos se administra una mezcla de oxígeno y ozono inyectada en los músculos paravertebrales, aquellos que están a los lados de la columna vertebral y en otras ocasiones, dentro de ella, con métodos un poco mas complejo ya que se debe realizar bajo tomografía computada.

Se  realizan un promedio de 8 sesiones que pueden variar entre 6 o 10, de acuerdo a la evolución del enfermo; como el Ozono no es remedio, en las primeras sesiones no se experimentan grandes mejorías, algo que se percibe una vez finalizado y mejor aun, unos 45 días posteriores de finalizado el tratamiento.

Estadísticamente, a nivel internacional, el índice de mejoría es de un 80% y un 20 % en los que no se obtienen resultados positivos, en estos casos se recurre a tratamientos complementarios que se determinaran en cada caso, incluyendo la indicación quirúrgica.

La ozonoterapia no tiene incompatibilidad con otros tratamientos y en ningún caso reemplaza una cirugía programada o de urgencia, ni los procedimientos médicos que hayan sido catalogados como prioritarios en el tratamiento de un paciente.

Riesgos y contraindicaciones

Como es una terapia natural, tiene muy pocas contraindicaciones y los efectos secundarios son mínimos, siempre que se realice correctamente y en los casos que se justifique. Es una de las opciones más sana y natural para el tratamiento del dolor, los beneficios son muy duraderos, no causa reacciones alérgicas, ni se han descriptos efectos adversos hasta el presente con las técnicas empleada.

Sin perjuicio de ello, es dable advertir que por tratarse de un acto médico, puede conllevar riesgos inherentes al mismo, no por la sustancia en sí misma empleada, sino por la inexperiencia o imprudencia de quien lo ejerce (una punción incorrecta, inadecuadas medidas de esterilidad, etc.).

No es recomendable instaurar el tratamiento de ozonoterapia en mujeres embarazadas ni en personas con algunos tipos de afecciones tiroideas (hipertiroidismo). Esta contraindicado en pacientes con discrasias sanguíneas, pacientes  anticoagulados  y en niños.

Entendamos que el Ozono es un gas, no un remedio, por lo que no provoca las reacciones adversas de los medicamentos, siendo ideal para aquellos pacientes diabéticos, alérgicos a medicamentos, transplantados o con patologías gástricas.

Por ello se recomienda informar al médico sobre estas condiciones