NERVIOS DE MUJER

El departamento de salud de EE.UU, luego de exhaustivos estudios, determinó que las mujeres sufren de crisis nerviosas 2 y ½ veces más que los hombres; además de 7710 pacientes de ambos sexos estudiados, se concluyó que el 24% de los hombres padecía de insomnio mientras que las mujeres lo sufrían en un 41%, en tanto que el resto no presentó alteraciones.

Esta cifra contundente, fue inmediatamente relacionada con los factores hormonales, dado que durante los períodos menstruales las mujeres pueden presentar aumento de irritabilidad, depresión, ansiedad, cambios de humor, insomnio, edema y cefalea; un 5% de ellas lo sufren con tal intensidad que las imposibilita temporariamente de realizar sus tareas habituales. A su vez estas disfunciones someten a la musculatura espinal, aquella que se localiza a los costados de la columna, a un sostenimiento permanente durante un período de tiempo que acarrea dolores cervicales y lumbares, puede provocar mareos, zumbidos de oídos, nauseas y aumento de dolor en nervios espinales como el temido ciático.

En esta combinación de signos físicos, psíquicos y de comportamiento no se pudo demostrar científicamente las anormalidades hormonales, sobre todo cuando se comprobó que iguales síntomas también lo padecían mujeres que habían sido operadas ginecológicamente, en las cuales no se encontraban las hormonas en el torrente sanguíneo, que aparecían en personas no operadas.

De hecho, el síndrome premenstrual ha motivado nuevas investigaciones a cargo de especialistas en el tema, por ahora y como paliativo, se aconseja no dejar de practicar deportes o hacer gimnasia a fin de lograr una buena descarga tensional; restarle importancia al problema para que no se transforme en una obsesión, tomándolo lo más naturalmente posible. Para los dolores articulares, las manipulaciones y los masajes logran hacer más placenteros y llevaderos esos días y, cuando los síntomas linden lo intolerable, el ginecólogo se encargará de suministrar la medicación adecuada, motivo por el cual pregonamos siempre, que la consulta médica es el punto de partida de cualquier buen tratamiento.

La cuestión es que con el devenir de los años, la mujer dejó de ser la fregona y afronta un rol de dama empresaria, a pesar de los inconvenientes que en ocasiones padece. Es probable que esa mayor irritabilidad sea un motor impulsor con respecto a las decisiones que a diario debe tomar y tal vez los “nervios de mujer” no resulten tan malos después de todo si son sus hormonas las que las hicieron llegar hasta el lugar que hoy ocupan y si no… pregúntele a la Sra. Margaret Tacher que opina sobre el sexo débil.

PROMO NOMINADO SIN DOLOR 2018

Sin Dolor – Nominado a los premios Martín Fierro de cable 2018

Programa Sin Dolor (Nominado a los premios Martín Fierro de cable 2018 como mejor programa de salud) conducido por el Dr. …