GOTA, ENFERMEDAD DE REYES

De haber tenido conocimiento científico, los Césares de la antigua Roma, hubieran estado orgullosos de sufrir de gota, ya que esta afección se asocia con los excesos de comida, bebida, abusos físicos y todo esto sobraba por aquellos días.

La gota es una enfermedad provocada por un trastorno del metabolismo, debido a la presencia, en exceso de ácido úrico y otras purinas, en la sangre. Estos productos en nuestro cuerpo aumentan su concentración debido a la ingesta de alimentos ricos en estas sustancias como ser achuras, embutidos, carnes rojas, algunos mariscos, picantes, vinos blancos, champagne, etc. y se desencadena por lo general a raíz de estados extremos de stress o por agresiones al cuerpo mismo como operaciones, traumas, infecciones, excesos dietéticos o abusos medicamentosos.

Por causas que hoy la ciencia aún no alcanza a dilucidar, algunos individuos, no pueden desembarazarse fácilmente de estas sustancias, acumulándolas en las articulaciones, en los cartílagos y en los tejidos blandos (cápsulas, tendones, etc.) formándose de esta manera, una lesión característica llamada TOFO; estos depósitos de cristales de sodio provocan una reacción inflamatoria como cualquier cuerpo extraño dentro de la articulación.

El ataque suele producirse en articulaciones individuales y afecta, en la mayoría de los casos, al dedo gordo del pie, al tobillo, rodillas y en menos grados muñecas y codo.

Estas articulaciones se presentan, entonces, calientes, enrojecidas, muy sensibles y con imagen de inflamación aguda, la piel es brillante y el dolor intenso.

El comienzo es súbito con punzadas e hinchazón local, en ocasiones abarca las articulaciones vecinas, el paciente no resiste el más mínimo contacto sobre la piel de la zona afectada y desde luego, no tolera realizar el menor movimiento. En algunos casos, el proceso está acompañado de fiebre, dispepsias, insomnio e irritabilidad.

El comienzo se produce, en la mayoría de los casos, durante la noche, disminuyen los síntomas por la mañana, para recrudecer en la noche siguiente, que por esta causa, se hace interminable.
Todo esto se produce por períodos que duran de una a dos semanas, tornando luego a la normalidad.

Las articulaciones resisten los primeros embates de la enfermedad sin consecuencias, pero al repetirse a lo largo de los años y a intervalos, cada vez más cortos, los huesos que se encuentran por debajo del cartílago en las regiones afectadas, sufren lesiones graves llamadas “en taladro”.
Si interrelacionamos todos estos síntomas con la frecuencia e intensidad con que se producen, comprenderíamos el motivo del cambio de carácter que se produce en el gotoso, que no deja de ser osco e intratable y que provoca perturbaciones físico-mentales en el comportamiento diario; todo esto levanta poderosas barreras que impiden escrudiñar la manera de aliviar y ayudar al paciente, debiendo este, soportar estoicamente el padecimiento.

Estadísticamente, la gota ataca en un 95% de los casos a los hombres, por encima de los 30 años, parecería que las mujeres están menos predispuestas a contraer esta enfermedad, posiblemente esto esté relacionado con las hormonas femeninas, ya que cuando éstas se afectan de gota, lo hacen a posteriori de su edad menopáusica.

La gota es una afección realmente insidiosa de la que ciertamente no hemos resuelto gran cosa y los pocos avances siempre fueron medicamentosos.

Esta enfermedad no se cura, se mejora, el paciente muere con gota pero nunca de gota.
La ciencia no puede ofrecer por ahora, más a estos enfermos. Por el momento solo podemos esperar e investigar, pero este desafío siempre es el punto de partida de los muchos que llevan a los éxitos de la medicina.

PROMO NOMINADO SIN DOLOR 2018

Sin Dolor – Nominado a los premios Martín Fierro de cable 2018

Programa Sin Dolor (Nominado a los premios Martín Fierro de cable 2018 como mejor programa de salud) conducido por el Dr. …