ENFERMEDAD DE SCHEUERMANN

Cuántas enfermedades de sus hijos puede dejarlas pasar sin atenderlas adecuadamente? En cuántas ocasiones las quejas de los chicos no son escuchadas y después sobrevienen las consecuencias?… pues bien, la enfermedad de Scheuermann tiene la peculiaridad de pasar desapercibida sin que los padres, maestros y aún los propios médicos se den cuenta; esta es una afección que aparece entre los 12 y los 18 años, una etapa en la que se cambia al pediatra por el médico de familia y no siempre los adolescentes, ya un tanto rebeldes, siguen los controles médicos, a determinadas edades los padres no logramos influir o controlarlos, no se los puede estar llevando al médico como cuando eran pequeños, existe una injustificada vergüenza a ser acompañados a su nuevo médico y por ella se abandonan los chequeos habituales; es entonces que pueden aparecer afecciones tan indeseadas como las desviaciones de columna.

La enfermedad de Scheuermann es una cifosis dorsal o sea una curvatura de la espalda que da un aspecto de encorvado con el cuello y la pelvis hacia delante, es un trastorno benigno del crecimiento con los peligros de la deformación, muchas veces se confunde con una mala postura, es muy común ver a los adolescentes desgarbados con los hombros oblicuos y caídos, sentándose o tirados en la cama con posturas horribles y es cuando solo se le puede decir “ponete derecho”, algo que no alcanza como para enderezar una columna.

La causa de esta afección es desconocida, aunque algunos autores piensen que se debe a una falta de vitaminas, sobre todo de calcio y se trata de una lesión de las superficies de algunas vértebras dorsales; el cuerpo de una vértebra tiene forma rectangular, en la enfermedad de Scheuermann la parte anterior de ese cuerpo se aplasta, se desmorona debido a un adelgazamiento del tejido que recubre la vértebra, como si se tratara de una osteoporosis juvenil, en realidad estos huesos deben tener una resistencia dura y marfilinea capaz de sostener el peso del cuerpo, cuando las superficies se debilitan y se rompen pierden la forma rectangular para transformarse en un triangulo, cada vértebra se tiene que apoyar sobre esas plataformas alteradas estructuralmente y van formando un arco que encorva al paciente, a su vez existen hundimientos en el hueso esponjoso de la vértebra en los que se introducen los discos intervertebrales con lo que los dolores se acentúan.

El tratamiento para este problema consta de 2 partes, una preventiva y otra curativa, por eso se apunta a tres objetivos: 1) evitar la deformidad estructural y estética 2) resolver el dolor de espalda y 3) evitar las lesiones neurológicas.

Las deformidades de unos 40 grados no tienen gran influencia sobre la estética pero cuando éstas superan los 70 grados de curvatura hay ciertos riesgos; resulta que el tórax es el estuche del corazón y los pulmones y también la columna encierra y protege a la medula espinal, cuando todo esto se desmorona, aparecen los riesgos cardio-respiratorios y neurológicos; es importante la detección precoz de la enfermedad y en esos casos usar algunos corsett diseñados para su corrección, usar camas duras y sacar controles radiológicos periódicamente, también los tratamientos de kinesiología son muy útiles ya que mejoran notablemente los dolores y permiten acortar el tiempo de uso de corsetes ortopédicos; en los casos en que la afección por falta de control desde la infancia, se haya descontrolado y existan ciertos peligros, impera la probabilidad quirúrgica.

Por eso la recomendación es que observe a sus hijos, en las vacaciones cuando esta en malla es una buena oportunidad para no desaprovecharla, escúchelos cuando se quejan, siempre hay una razón y no siempre son dolores psicológicos, la enfermedad de Scheuermann no perdona cuando se la deja avanzar a su libre albedrío, sépalo.

PROMO NOMINADO SIN DOLOR 2018

Sin Dolor – Nominado a los premios Martín Fierro de cable 2018

Programa Sin Dolor (Nominado a los premios Martín Fierro de cable 2018 como mejor programa de salud) conducido por el Dr. …