EL DOLOR MIOFASIAL

Existen dolores que uno piensa que son originados en las articulaciones y que no lo son, afecciones que uno supone que nunca pasaran y sin embargo tienen un tratamiento adecuado y dan buenos resultados.. , lo de siempre, si se parte de un mal diagnostico, se llega a un puerto equivocado.
Hay una afección poco difundida pero demasiado sufrida por los pobres seres que habitan este globo terráqueo, que es el dolor miofacial. Esta rebelde afección se produce en ciertos sectores de los músculos del cuello, espalda, glúteos y muslos; se presentan como nudos o bandas duras y dolorosas, sobretodo a la palpación, son dolores sordos, continuos que altera al paciente en su vida diaria ya sea en lo laboral como en su animo.

Cuando se realizan estudios para investigar si hay hernias, artrosis o algún otro indicio que de origen a los dolores, no se encuentran y se supone que el individuo inventa el sufrimiento, cosa que no es así pues en una revisación se puede notar la gran tensión en el seno del músculo y la intolerancia cuando se la comprime. En realidad, no es que duele el músculo propiamente dicho, sino un tejido mucho mas duro y profundo llamado fascia y que es el que le da resistencia y sostén al músculo; cuando se somete al cuerpo a malas posturas de trabajo, tensión nerviosa continua o tener alguna alteración de la arquitectura del esqueleto, como ser una pierna mas corta que la otra o tener un dolor ya sea en una rodilla o cadera que haga que el paciente camine mal por un cierto tiempo, surge esta afección que sobrepasa a una contractura pues primero se tensa el músculo y cuando este no da mas, lo hace la fascia. Una vez instalada, con un simple masaje se puede solucionar la contractura muscular, pero la fascia es mucho mas dura y esta ubicada tan profunda que llegar hasta ella es demasiado difícil, es por eso que muchos de los masajes que se realizan, no duran mucho, uno siente mucho alivio por un par de horas pero al cabo de un rato todo vuelve a estar como antes con la misma tensión e incomodidad; por eso se deben hacer tratamientos que logren llegar al lugar adecuado en la profundidad y no en la superficie del músculo, hay que “estirar” esta bandas y hacer ejercicios de elongación, pero no cualquiera ejercicio, deben ser programados y dirigidos con posturas muy estudiadas por parte del profesional tratante, existe un tratamiento llamado RPG (rehabilitación postural global) que logra este objetivo y que se basa en posturas, de hecho bastante raras, que mantienen tensos estas estructuras a lo largo de varios minutos pero sin moverse, se trabaja casi 1 hora individualmente y el kinesiólogo ayuda, con sus manos, a estirar los tejidos contraídos; se puede, también, usar aparatologías que lleguen a la profundidad deseada y cuando no se puede con esto se utilizan las conocidas infiltraciones que es nada mas ni nada menos que depositar un remedio anti-inflamatorio en el lugar exacto del dolor y por su puesto corregir el motivo que dio origen al dolor miofasial, ya sea en el trabajo o en la practica deportiva, estudiar los desniveles del esqueleto y descartar cualquier enfermedad reumática.

El dolor no es riesgoso pero hace que uno o varios músculos, no trabajen adecuadamente, es realmente molesto y doloroso y se debe curar rápidamente para evitar que se haga crónico, la medicina física tiene reservada para UD, varias opciones para dejar de sufrir.

PROMO NOMINADO SIN DOLOR 2018

Sin Dolor – Nominado a los premios Martín Fierro de cable 2018

Programa Sin Dolor (Nominado a los premios Martín Fierro de cable 2018 como mejor programa de salud) conducido por el Dr. …