EL CIATICO DESPUES DE UNA CIRUGIA

Si Usted escucha la palabra “ciático” o pregunta: qué significa? o sale espantado, es que este nervio ha hecho sufrir a la humanidad desde los principios de la creación. En ocasiones y ante un dolor muy importante el paciente opta por una cirugía, una decisión demasiado importante para tomarlo a la ligera porque si bien el que indica la operación es el médico, es Usted el que pone el cuerpo y vaya que cuesta mantenerlo entero, no?.

Entendamos que la mejor cirugía es la que no se realiza, la que se puede evitar, se sabe que los impacientes están todos operados, por eso es importante saber cuanto lesionado está el individuo en ese momento, si todavía tiene resto y paciencia para intentar otros tratamientos no quirúrgicos o si el dolor es tan insoportable que pide a gritos la solución, así y solo así se deber someter al dolorido individuo a la cirugía. Además se tiene que tener en cuenta que después de la intervención no es ningún “viva la Pepa”, se deberá cuidar igual o más que antes pues tiene una columna afectada, con predisposición a lesiones y una cirugía no es garantía de “nunca más”. Según un estudio realizado sobre 200 pacientes intervenidos de las últimas vértebras lumbares, determinó que en el 15% persistía el dolor de cintura después de la cirugía, en el 7% de ellos persistía el dolor del nervio ciático, en el 14% persistían ambos dolores y un 60% consideró que la intervención fue positiva. Esto implica que no todo es color de rosa cuando se habla de la columna vertebral, los fracasos en cirugías espinales pueden tener muchas causas pero las más comunes suelen ser la seudoartrosis y la fibrosis, que palabras tan raras!, no?, en algunos casos el cirujano opta por fijar la columna por medio de injertos de hueso o de instrumental de diversas aleaciones, si estas fijaciones se desprenden, se produce una movilidad indeseada que provoca dolores de cierta magnitud, esto se denomina seudoartrosis. Otra complicación es la fibrosis, esta es una cicatrización excesiva de la zona operada, algo que fabrica el mismo organismo y que es patrimonio de cada uno, este tejido de cicatrización invade la herida como si se hubiera volcado un tarro de pegamento que engloba y comprime los nervios, dando gran dolor.

Que hacer entonces cuando uno se operó con todas las ilusiones y las cosas no salieron como lo esperaba tanto el paciente como el médico?. En algunos casos se le ofrece una reoperación, que por supuesto es tomado con desagrado por el paciente, pero existen algunas alternativas para no pasar otra vez por lo mismo; en los casos de quedar con una columna inestable por una seudoartrosis, es importante el uso de fajas que estabilicen el cintura hasta que unos ejercicios perfectamente indicados logren suplantar esa faja. Para el tema de la fibrosis se realizan tratamientos de infrasonido (no ultrasonido), láser de alta potencia, tracción lumbar, manipulaciones vertebrales y rehabilitación postural global, ahora bien, el secreto es que todo esto se debe realizar todo junto y el mismo día a fin de atacar con toda la artillería ese indeseado tejido, también dentro de las denominadas terapias del dolor, están los bloqueos peridurales que son infiltraciones pero más profundas que se hacen controladas con un tomógrafo.

En definitiva, se pueden intentar varias alternativas antes de una nueva intervención y si con bastante tratamiento y un tanto de paciencia, el paciente mejora un 70 u 80%, es como para firmar contrato, después de todo, nadie puede garantizar una mejora del 100% con ningún método.

PROMO NOMINADO SIN DOLOR 2018

Sin Dolor – Nominado a los premios Martín Fierro de cable 2018

Programa Sin Dolor (Nominado a los premios Martín Fierro de cable 2018 como mejor programa de salud) conducido por el Dr. …