CALZADO FEMENINO

UNA MODA CAMBIANTE

¿Se acuerdan a principios de este año, con la euforia que resurgieron los tacos aguja?. En aquella ocasión, los especialistas en caídas vaticinamos una sarta de esguinces, fracturas y luxaciones, como consecuencia de la falta de costumbre en el uso de estos tacos, tanto por su altura como por su escasa superficie de apoyo. Pues bien, sin ser futurólogos no nos equivocamos y la consecuencia lógica fueron las abundantes consultas a los traumatólogos y el desuso de esta peligrosa moda.

Esto parece una película repetida; nuestras abuelas ya habían pasado por similar situación y a pesar de haber tenido años de experiencia en cuestiones de equilibrio, las mujeres de antaño dieron un rotundo giro en el uso de estos zapatos para comenzar a utilizar tacos más seguros, igual hicieron las mujeres de hoy, no se arriesgaron y exigieron a los diseñadores de calzados, que den más seguridad y como resultado los tacos de hoy son muchos más gruesos, de base ancha y de una altura que minimiza los riesgos; no se sabe si esto lo inventó un ingeniero, un fabricante de calzados o una mujer con el tobillo enyesado. La cuestión que estas superficies buscan lograr un mejor equilibrio, sin afectar la estética femenina. Recordamos que un taco excesivamente alto realza las redondeces naturales de la mujer, sobre todo las pantorrillas y los glúteos esto último por aumentar el cavado fisiológico de la cintura, pues bien, un taco como el de hoy que no sobrepasa los 8 cm, reduce los peligros y sigue dando la elegancia que la mujer nunca ha de abandonar.

Hay que tener en cuenta que no es recomendable el uso de calzados inestables sobre todo después de los 60 años y menos aún si se es portadora de un pie plano importante que puede dar dolores, hinchazón y hasta deformaciones que en muchos casos requieren de exhaustivos tratamientos. Por otra parte un taco más bajo hace que el pie se “incruste” menos en la punta del zapato, disminuyendo la pendiente del tobogán que naturalmente se forma, haciendo que todo el peso del cuerpo caiga sobre el antepie y no sobre el talón que es donde realmente debería caer, provocando callosidades en la planta del antepie que siempre son incómodas, dolorosas y antiestéticas; a su vez esta inadecuada postura de los dedos son los productores de la formación de los indeseables juanetes con sus consabidos dolores que obligan a cualquier mujer a sacarse los zapatos debajo de cualquier mesa, no importando cuan distinguida sea la fiesta.

Por eso usted, oh! sufriente mujer, si alguna vez tuvo sus dedos todos apelmazados dentro de una punta angosta de zapato, va agradecer esta nueva moda que para su beneplácito es ancha y de punta cuadrada.

No se sabe cuanto tiempo durará esta moda, tal vez el comercio y la industria dirán cuando condenarán a las argentinas a poblar las salas de espera de los médicos; mientras tanto y por si la antigua moda regresa es conveniente realizar ejercicios para fortalecer la musculatura de las piernas, la cola y la cintura que en su conjunto dan la estabilidad en el momento de la marcha.
Esto hará que, en caso de torción, los ligamentos laterales que son los que estabilizan el tobillo en cada paso, sean ayudados por estos músculos.

Por ahora disfrute y camine confiada que su anatomía con estos tacos también
estará realzada y no correrá riesgos, ni siquiera el “no sé que de las callecitas de Buenos Aires” se interpondrá en su intrépida marcha por la vida.

PROMO NOMINADO SIN DOLOR 2018

Sin Dolor – Nominado a los premios Martín Fierro de cable 2018

Programa Sin Dolor (Nominado a los premios Martín Fierro de cable 2018 como mejor programa de salud) conducido por el Dr. …