BAÑOS TERMALES EN SU CASA

Doctor, ¿ si voy a las termas, me hará bien?, esta pregunta es contestada por cientos de médicos a diario, sin encontrar una uniformidad de criterio en todas sus respuestas, ya que científicamente no está probada su eficacia, pero tampoco se los descalifica, así como la historia es cambiante, también el baño tiene sus matices.

Se sabe que las variaciones de los baños termales dan distintos beneficios: los sulfurosos, los salinos, los azufrados, etc; tienden a provocar distintos cambios en el organismo, pero no por incorporación del elemento al cuerpo, sino por absorción. Para ser más claros si un individuo se sumerge en un medio salino por diferencia de P.H., la sal absorberá el ácido úrico del organismo, que sale a través de la piel. Dado los beneficios que esto produce, así cada toxina o sustancia indeseable tiende a salir acorde con el tipo de baño que se tome.

En cuanto a las duchas diarias, que bien se sabe, depuran los poros, logran activar la circulación y relajar los músculos. Serán practicadas por quienes sufren de dolores de cuello y cintura, beneficio que logran inconscientemente ya que el golpeteo y la temperatura del agua provocan relajación y sedación del dolor. Cuando se realizan con temperaturas que rondan los 35º, el pulso se acelera, la sangre acude con mayor intensidad a los órganos internos; reactiva además la presión sanguínea, siendo recomendable en casos de parálisis cerebral. Cuando la temperatura excede los 35º o 37º, ejerce influencia sobre los nervios sensitivos, produciendo sedación general; a menos de 34º, provoca sensación de frío, altera la respiración, aumenta la presión arterial y provoca palidez de la piel; aunque tiene también efectos ventajosos como ser: modifica los tejidos grasos, acelera la nutrición y abre el apetito. Por eso es muy raro que Usted cante en el baño si se está duchando con agua fría, la costumbre de hacerlo tiene que ver con la sensación de placer que trasmite el agua caliente.

Es posible incorporar a un baño de inmersión distintos productos y hacerse el propio baño termal, por supuesto, sin los beneficios, los romanos, por ejemplo, hicieron un culto de él; más adelante el contenido litúrgico del matrimonio obligó a bañarse a los recién casados y no fueron menos los que en esa época recibían la eucaristía, por eso baño y religión están ligados, el agua purifica en el sentido religioso, bajo el punto de vista médico, lo hace para estar limpio y eso cuenta mucho para la salud y para quienes nos rodean.

Con un poco de ingenio, usted podrá realizar baños termales en su casa, con distintos productos que se podrán adquirir en cualquier farmacia o droguería, la indicación es que éstos serán de veinte minutos de duración, se podrán realizar diariamente, previa consulta con su médico de cabecera.

BAÑOS SULFURADO Y AZUFRADO: indicado para artrosis, artritis, acné, eccema ceborréico, soriasis, síndrome varicoso, dermatosis diabética.

BAÑOS DE ÁCIDO CARBÓNICO: enfermedades cardíacas, circulatorias, vasculares, hipertensión, angina de pecho.

BAÑO CLORURADO, (DE SODIO DE CALCIO DE MAGNESIO): afecciones catarrales, respiratorias, estados de astenia general.

BAÑOS DE RODON Y RADIO: estimulación del sistema endócrino, aumento de la producción de hormonas, aumento del metabolismo de las purinas, disminución de ácido úrico, aumento de la diurésis.

PELOIDES: aplicación de sustancias orgánicas y minerales.

BAÑOS DE LIMO, LODO, SIENO Y FANEGO: aumento del calor en la zona, enfermedades crónicas articulares, neuritis, secuelas de fracturas, inflamación de órganos genitales, esterilidad, insuficiencia ovárica, alteraciones neurovegetativas, prostatitis.

Las dosis en cada baño, variarán de acuerdo a cada paciente y a la indicación médica.

PROMO NOMINADO SIN DOLOR 2018

Sin Dolor – Nominado a los premios Martín Fierro de cable 2018

Programa Sin Dolor (Nominado a los premios Martín Fierro de cable 2018 como mejor programa de salud) conducido por el Dr. …